miércoles, 14 de marzo de 2012

Al grupo de Priostía.

Los posibles sinsabores que durante el año se podrían tener, es evidente que durante estos días se olvidan. Y no sólo se olvidan, sino que estos momentos que vivimos juntos disfrutando de lo que hacemos, hace que merezca la pena pasar por momentos duros y a veces de futuro incierto.
Yo con vosotros voy al fin del mundo. La gente que está pegada a mí a diario y que deja todo su tiempo de ocio para trabajar codo con codo conmigo y por ende dedicarlo a la Hermandad para que todo luzca como tiene que lucir, son los verdaderos artífices del milagro que ocurrirá el próximo Miércoles Santo, cuando nuestro imponente Misterio aparezca por la puerta de la Merced.

No puedo decir más que gracias por hacer grande a una pequeña cofradía. Gracias, porque así se hace la Cofradía de la Santa Cruz.

3 comentarios:

Antonio Díaz Arnido dijo...

Fui Prioste de la Hermandad del Carmen Doloroso de Sevilla entre 2003 y 2007, y fue precisamente mi último año de Prioste, 2007, el año en que realizamos por vez primera nuestra Estación de Penitencia a la catedral el Miércoles Santo. Es por ello que os veo, y os reflejáis en lo que nosotros vivimos, y recuerdo esos momentos de Víspera de algo grande que debéis disfrutar al máximo, porque es una vez en la vida. Enhorabuena, y que tengáis una Feliz Estación de Penitencia, la más Feliz de vuestra vida, eso seguro. Un saludo.

Josechu Llanes dijo...

Admirado Antonio:
Muchas gracias por tus palabras. Yo he seguido la trayectoria de vuestra Hermandad desde que la vi salir por vez primera con el paso del Sagrado Corazón de Nervión, aunque anteriormente (creo que por el 94 ó 95) vi a vuestra Virgen del Carmen bajo palio, aunque con recuerdo muy leve.
¿Qué te puedo decir a ti si, como bien dices, ocupabas en tu hermandad el mismo cargo que ocupo yo en la mía a la hora de hacer por primera vez estación de penitencia unitaria?
Son sensaciones que no se repetirán. Vendrán parecidas, diferentes. Pero iguales nunca.
Así que a disfrutar al máximo junto al Señor y a la Virgen y sobre todo de la convivencia con los hermanos.
Para vosotros os deseo lo mejor en el próximo Miércoles Santo, una gran Estación de Penitencia.
Un abrazo fuerte en Cristo.

el penitente dijo...

Entrañable artículo.......me llega muy adentro.